El refrán en España, Enrique Baltanás

Enrique Baltanás nació el 24 de noviembre de 1952 en Alcalá de Guadaira (Sevilla). Es Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, donde actualmente es profesor de literatura española. Ha publicado numerosos libros de poesía (por los que recibió dos premios literarios), entre ellos Ex libris (1993), El círculo del tiempo (1995), Las señales del fuego (1997), Papel de música (1998), El material de Francia (2003), Medidas provisionales. Poemas escogidos (1994-2004) , El argumento inacabado (2005). También ha escrito varios textos de crítica literaria incluyendo Las columnas de Hércules. Realidad o invención de Andalucía (1999), La materia de Andalucía. El ciclo andaluz en las letras de los siglos XIX y XX (2003), Los Machado. Una familia de cultura en España (2006) y La obra común de los hermanos Machado (2010). También publicó una antología de poesía andaluza titulada Los cuarenta principales. Antología general de la poesía andaluza (2002) y ha traducido a autores de lenguas extranjeras, incluidos los italianos Vincenzo Cardarelli y Camillo Sbarbaro. Enrique Baltanás también tiene uno de los blogs literarios españoles más importantes, titulado Al margen de los días

Como escritor de refranes Enrique Baltanás publicó el libro en 2010 Minoría absoluta (Editorial Comares), un libro de refranes o “volaterìe“(La palabra española “Volaterías“Es intraducible excepto con”caza de aves, bandada de pájaros, vuelos errantes de la imaginación“),“ Cosas, pensamientos, imágenes que vuelan en el aire, a tu alrededor, y que normalmente se escapan, pero si tienes cuidado, las puedes atrapar con la red como el cazador de mariposas ”.

El libro, dividido en muchos microcapítulos con títulos cautivadores (menciono algunos “Relojes modernos y otros negocios”, “Del invierno, de la muerte”, “Espejos y otras superficies”, “Metáforas sobre metáforas”, “Ideomaquia”, etc.) , oscila casi como un péndulo, entre el razonamiento filosófico (casi siempre paradójico) y el sabio uso de la metáfora (el modelo es el metafórico Gómez De la Serna, citado varias veces en el libro y ver también los muchos refranes sobre la metáfora en una de los capítulos más bellos del libro, Metáforas sobre metáforas, Metáforas sobre metáforas: “La metáfora: una chispa que se produce cuando el corazón y el cerebro entran en contacto”, “El lenguaje es una red para atrapar metáforas”, “Las metáforas muestran que el hombre no es un creador, sino a lo sumo un re -creador ”, con metáforas remendamos y cosimos el vestido del mundo, para mantenerlo siempre nuevo”, “la poesía usa la metáfora como el ciego su bastón”).

Gracias al refinado uso de la metáfora que Enrique Baltanás crea en Minoría absoluta de las “greguerias”, bastante parecidas a las de Gómez De la Serna: “El tiempo, en el reloj de sol, se detiene cortésmente un momento para dejar pasar una nube”, “Los ojos del puente no dejan de llorar”, Nada es como una sombra: siempre llega a los talones del Ser sin poder alcanzarlo jamás “,” El grifo siempre gotea porque tiene la próstata desordenada “” Un buen libro es un hilo que se desenreda de la bola de un buen título”. Estas greguerias alternan hábilmente en el libro con microrrelatos, máximas y paradojas como “Aprender a vivir es exactamente lo contrario: aprender a morir” o “Lo eterno femenino no podría existir sin miles de millones de mujeres efímeras”. , “Para practicar el amor libre primero debes deshacerte del amor”.

A continuación presento una selección de refranes tomados de Minoría absoluta (en el libro hay un diálogo continuo con el refrán, tanto es así que hay muchas reflexiones metaoperativas sobre este género literario. Solo mencionaré tres: “El refrán en literatura es lo que, en matemáticas, es un logaritmo” , “Las máximas tienen la propiedad de conservar el pensamiento en su forma mínima”, “El refrán es la unidad mínima de pensamiento, ya que el fonema es del lenguaje. Pero pensar, como hablar, no significa amontonar refranes”).

La traducción es mía. Agradezco a Emilio Quintana, traductor al español de Los pensamientos despeinados de Lec (Pensamientos despeinados) por informarme de la colección aforística Minoría absoluta.

**

Enrique Baltanás, Minoría absoluta, 2010, Comares (refranes seleccionados)

El tiempo, en el reloj de sol, se detiene cortésmente un momento para dejar pasar una nube.

Los relojes de arena de arena deben ser cenizas.

Todos somos escritores. Todos escribimos el libro de nuestra vida. Incluso si no lo ponemos por escrito o, a veces, lo escribimos con tinta invisible.

La historia humana es como una película larga e interminable. Las imágenes se suceden, pero el espectador es siempre el mismo: Eternidad.

La muerte. La vida. La única pareja que podemos conseguir que nunca se divorciará.

Aprender a vivir es exactamente lo contrario: aprender a morir.

El adulterio es generalmente un triángulo desigual.

Mi máxima máxima: vivir con lo mínimo.

Más que “el padre de la mentira”, Lucifer es “el padre de las medias verdades”

Si el diablo es tan travieso, ¿por qué no previó que podría perder el juego con Dios? ¡Para esto! ¡Porque el diablo es solo inteligencia!

La vejez es tiempo extra. Pero muchos partidos decisivos se ganan en la prórroga.

¿Dios? Un silencio que se escucha en todas partes.

Dios no creó espejos, pero permitió que el hombre los hiciera después de la expulsión del cielo. No se sabe si como consuelo o como castigo.

El grifo siempre gotea porque su próstata está desordenada.

Para practicar el amor libre, primero hay que liberarse del amor.

A través de las ventanillas del tren, no es de extrañar cómo el mundo se escapa de nuestros ojos.

Lo eterno femenino no podría existir sin miles de millones de mujeres efímeras.

La Nada es como una sombra: siempre llega a los talones del Ser sin poder alcanzarlo jamás.

Fórmula escéptica: Sí + No = Quizás.

¿Solo hay guerras? Quizás, pero solo se sabe después de que se hayan ganado.

La metáfora: chispa que se produce cuando el corazón y el cerebro entran en contacto.

El lenguaje es una red para atrapar metáforas.

Las metáforas muestran que el hombre no es un creador, sino en el mejor de los casos un re-creador.

Con metáforas remendamos y cosemos el vestido del mundo, para mantenerlo siempre nuevo.

La poesía utiliza la metáfora como el ciego su bastón.

Los números me desconciertan: nunca dejo de entender si son materia o espíritu.

En álgebra, impotentes, los números recurren a las ideas.

Los números nacieron en nuestras manos, y de ahí, con un triple salto moral, se trasladaron a nuestro cerebro.

Todos en este mundo son una cuestión de medida, de número. Por eso el amor es un manifiesto anti-matemático.

La tecnología es eso que pronto se convierte en arqueología.

Hay poetas herméticos que provocan la salivación pavloviana de los filólogos …

Teología: catedral de papel.

Todo, tanto en el mundo de la moral como en el de la medicina, es cuestión de dosis. Uno peca más o menos.

Un buen libro es un hilo que se desenreda de la bola de un buen título.

El egoísmo es como el viento: solo lo sentimos cuando golpea a alguien.

La elipsis es el borrador de la retórica.

**

EL tiempo, en el reloj de sol, se detiene cortés un momento para dejar pasar una nube.

LOS relojes de arena deberían ser de ceniza.

TODOS somos escritores. Todos escribimos el libro de nuestra vida. Aunque no la pongamos por escrito o, si acaso, con tinta invisible.

LA Historia humana es como una larguísima, interminable película. Se suceden las imágenes, pero el espectador es siempre el mismo: la Eternidad.

MUERTE. Vida. La única pareja de la que podemos poner la mano en el fuego por que no se divorciarán jamás.

APRENDER a vivir consiste exactamente en lo contrario: en aprender a morir.

EL adulterio es un triángulo generalmente poco equilátero.

MI máxima máxima: lograr vivir con lo mínimo.

MÁS que el «padre de la mentira», Lucifer es el «padre de las medias verdades».

SI el Diablo era tan listo, ¿cómo no previó que no podría ganar aquella partida? ¡Pues por eso mismo! ¡Porque el Diablo es todo inteligencia!

LA vejez es una prórroga. Pero muchos partidos decisivos se ganan en la prórroga.

¿DIOS? Un silencio que se puede escuchar en todas partes.

DIOS no creó los espejos, pero dejó que el hombre los fabricara después de la expulsión del paraíso. No se sabe si como consuelo o como castigo.

EL grifo gotea porque tiene desarreglada la próstata.

PARA practicar el amor libre hay, primero, que librarse del amor.

DESDE la ventanilla del tren, no nos extraña que el mundo huya de nosotros.

EL eterno femenino no podría existir sin miles de millones de féminas efímeras.

LA Nada es como la sombra: le pisa los talones al Ser, sin alcanzarlos nunca.

FÓRMULA escéptica: Sí No= Quizás.

¿HAY guerras justas? Tal vez, pero eso sólo se sabe después que se han ganado.

METÁFORA: chispa que se produce cuando corazón y cerebro contactan.

LA lengua es una red para pescar metáforas.

LAS metáforas manifiestan que el hombre no es un creador, sino a lo sumo un recreador.

CON las metáforas cosemos y zurcimos el traje del mundo, para poder mantenerlo en uso.

LA poesía usa la metáfora como el ciego su bastón.

LOS números me desconciertan: nunca acabo de saber si son materia o son espíritu.

EN el álgebra, los números, impotentes, recurren a las letras.

LOS números nacieron en nuestras manos, y de allí, en triple salto moral, se mudaron a nuestro cerebro.

TODO en este mundo es cuestión de medida, es decir, de número. Por eso el amor es un manifiesto anti-matemático.

LA tecnología es eso que tan pronto se convierte en arqueología

ESOS poetas herméticos, que provocan la insalivación pavloviana de los filólogos…

TEOLOGÍA: catedral de papel.

EN el mundo de la moral, como en el de la medicina, todo es cuestión de posología. Se peca por más o por menos.

UN buen libro no es sino el hilo que se saca del ovillo de un buen título.

El egoísmo es como el viento: solo lo percibimos cuando choca con algo.

La elipsis es la goma de borrar de la Retórica.