Frases, citas y refranes sobre el portero

Les presento la mayor colección en italiano de frases, citas y refranes sobre el portero. Entre los temas relacionados ver Frases, citas y refranes sobre fútbol y jugadores de fútbol, ​​Frases, citas y refranes sobre penaltis, Frases, citas y refranes sobre goles y Frases, citas y refranes sobre regate.

**

Frases, citas y refranes sobre el portero

También lo llaman portero, número uno, defensa extremo, guardia de poste, pero bien podrían llamarlo mártir, pagano, penitente, payaso de circo. Dicen que donde va ya no cultiva marihuana.
(Eduardo Galeano)

Es un solitario. Condenado a ver el partido desde lejos. Sin moverse de la puerta, espera en soledad, entre los tres polos, su ejecución. Antes vestía de negro como árbitro. Ahora el árbitro ya no se disfraza de cuervo y el portero consuela su soledad con la fantasía de los colores.
(Eduardo Galeano)

Un héroe no necesita una capa. Solo necesita un par de guantes.
(Anónimo)

Solo los porteros saben lo que realmente significa el olor a hierba. Los otros jugadores no tienen ni idea. Porque corren sobre la hierba, a lo sumo a veces resbalan o, hoy, ruedan un poco.
Pero el portero no. El portero trabaja con la hierba. Y prácticamente todos sus gestos, todas sus intervenciones siempre terminan de la misma manera, con la nariz en la hierba.
(Dino Zoff)

Veo venir la pelota pateada
como una locomotora
y estoy solo en el cielo
mientras vuelo para encontrar el tiro
y aguantas la respiración.
(Stefano Benni)

Hay muchas formas de ser portero, pero ninguna es fácil. Hay porteros que bloquean y los que juegan, hay porteros showman y sobrios, kamikazes y prudentes. Necesitan experiencia tanto como la agilidad de los reflejos.
(Jorge Valdano)

Viven dentro del área. En esa cárcel de barrotes blancos, tendidos y desmoronados, tienen dos manos por delante del resto del equipo, y para ese privilegio visten de otro color.
(Jorge Valdano)

Los otros jugadores pueden cometer un gran error una vez o más, pero se redimen con una finta espectacular, un pase magistral, un disparo seguro: no. La multitud no perdona al portero. ¿Salió vacío? ¿Hizo un pato? ¿Se perdió la pelota? ¿Se han convertido las manos de acero en seda? Con un solo pato, el portero arruina un partido o pierde un campeonato, y luego el público olvida inmediatamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna. La maldición lo perseguirá hasta el final de sus días.
(Eduardo Galeano)

No marca los goles. Él está ahí para evitar que se hagan. El gol, fiesta de fútbol: el goleador crea alegría y el portero, aguafiestas, la deshace. Lleva el número uno sobre tus hombros. ¿Primero en ganar? No, primero en pagar. El portero siempre tiene la culpa. Y si no lo tiene, igualmente paga. Cuando cualquier jugador comete una falta penal, él es el castigado: lo dejan allí, abandonado frente a su verdugo, en la inmensidad de la portería vacía. Y cuando el equipo tiene un mal día, es él quien paga la cuenta bajo una lluvia de balones de fútbol, ​​expiando los pecados de los demás.
(Eduardo Galeano)

Juan Santurain apunta: “Los goles están marcados para todo el equipo pero el único realmente batido es el portero”. Cierto. Es él quien viaja hasta el fondo de la red para quitar esa espina redonda de su carne. Ir a por esa bola maldita es como buscar algo dentro de tu propio fracaso. Las primeras cien veces es difícil, luego termina forjando el carácter de uno.
(Jorge Valdano)

Sé de gente que se despierta por la noche y empieza a gritar PERO QUÉ DESFILE ES ESE DESFILE QUE HIZO.
(bebeVEVO, Twitter)

El portero le da personalidad a todo el equipo.
(Dino Zoff)

En un equipo de fútbol hay nueve roles y dos profesiones: el portero y el delantero centro.
(Dadà)

Siempre he admirado a los porteros por su diversidad: los consideraba los más completos, los más atléticos, los más fuertes. Nada de su cuerpo fue desperdiciado o descuidado en el entrenamiento.
(Marco Ansaldo)

Los porteros son los únicos héroes. Aquellos que no pueden estar equivocados. Allí, entrégate a tu destino ante los ojos del estadio.
(Marco Ansaldo)

Un portero debe ser masoquista. Como función, se puede comparar con el árbitro. Tiene el poder de mandar pero solo puede conceder goles, no puede marcar y tiene que soportar constantes faltas. La psicología debería estudiar este papel contradictorio. Para mí, hacer un pato es un shock. Me toma días recuperarme. Envidio a los que más se comprometen. El impacto no es tan grande.
(Gianluigi Buffon)

Si no te molestan después de cometer un error, no eres un gran portero. En ese momento, no importa lo que hayas hecho en el pasado, porque parece no tener futuro.
(Lev Yashin)

Es un papel ingrato. Solo sea consciente de ello, sepa cómo reaccionar ante las dificultades, sea siempre lúcido.
(José Manuel Reina)

Siempre quise ser portero, quizás porque el portero es un hombre solitario en el campo y me gustan los deportes individuales.
(Dino Zoff)

Los porteros sirven para evitar goles y quien los esquiva con sencillez se convierte en artista.
(Jorge Valdano)

Me gustan los que salen y se quedan callados; ni la estatua del portero que vive a la sombra de los tres polos, ni los porteros voladores que se anticipan a sus defensores. Salir es una forma de acortar las cosas. Lo dice Gatti, portero, de cuarenta y cuatro años: “Saliendo, evito la necesidad de atajar”.
(Jorge Valdano)

El portero es un papel arriesgado: te machacan y estás solo. Tienes que asumir la responsabilidad, incluso si actúas por instinto.
(Emiliano Viviano)

El portero sube y baja caminando como un centinela.
El peligro lejano sigue, pero si en una nube se acerca
oh, entonces una joven bella se agacha y alerta.
(Umberto Saba)

La sensación de ver a Yuri Gagarin volar al espacio solo es superada por el disfrute de guardar un penalti.
(Lev Yashin)

Lev Yashin cerró la puerta sin dejar ni una pequeña rendija. Este gigante de largos brazos de araña, vestido siempre de negro, tenía un estilo desnudo, una elegancia desnuda que desdeñaba la espectacularidad de los gestos excesivos. Solía ​​parar los rayos levantando una sola mano, pinzas que agarraban y aplastaban cualquier bala, mientras el cuerpo permanecía inmóvil como una roca. Y sin moverse, también podía desviar la pelota con solo mirarla.
(Su Lev Yashin)

Cuentan que Alfredo Di Stefano terminó de asustar a un joven portero diciéndole: “Si entran los dirigidos hacia el espejo de la puerta, no te preocupes. Pero hazme el placer de no enviar ni siquiera a los que acaban fuera … “
(Jorge Valdano)

La vida se compone de pequeñas soledades, más la del portero.
(Fabien Barthez)

Zamora fue el terror de los atacantes. Si lo miraban a los ojos, estaban perdidos. Con Zamora en la portería, el espejo disminuyó y los postes se alejaron hasta perderse de vista.
(Eduardo Galeano)

Contra Holanda me sentí invencible. Grité “tira, tira, me lo llevo todo”. Desde el 33 ‘fuimos diez por la roja en Zambrotta, pero hay partidos en los que un portero se enfada y decide que no hay ninguno para nadie.
(Francesco Toldo)

Italia-Paraguay 3-1 22 de abril de 1998. Amistoso, un cabezazo desde dos metros. Yo tenía diecinueve años. Mi mejor desfile de todos los tiempos.
(Gianluigi Buffon)

Superar la depresión fue la mejor salvación de mi vida.
(Gianluigi Buffon)

Amedeo Carrizo creó un estilo en el fútbol sudamericano. Fue el primer portero que tuvo el valor de salir del área para lanzarse al ataque por su cuenta y riesgo, creando escollos e incluso regateando a los oponentes en más de una ocasión.
(Eduardo Galeano)

Un personaje hermoso, un loco. Ya lo he dicho: fue él quien inventó que los porteros tiraban penales, faltas y marcaban goles. Nadie se atreve a quitarle la patente, ¿verdad?
(Armando Maradona su René Higuita)

¿Por qué el hombre más gordo del mundo no puede convertirse en portero de hockey?
(Steven Wright)

Gianluigi Buffon es un punto de referencia para mí pero también para los porteros de mi generación. Cuando empecé a jugar soñaba con ser como él y cada vez que lo toco siempre es un placer
(Iker Casillas)

Encontrar al nuevo Buffon es difícil, alguien como él es imposible de imitar, es el Maradona de los porteros.
(Emiliano Viviano)

El portero de campeones es el único que espera. Tiene largos minutos de contemplación pero no puede permitirse el lujo de la distracción. Es un espectador, pero con ojos de estrella, un felino que necesita paciencia. Aparece tan poco en escena que sus incertidumbres son mucho más notorias. Decenas de minutos para rumiar el último error sin poder vengarse hasta que, en un momento no elegido, se presenta la nueva y exigente tarea.
(Jorge Valdano)