Jean Baudrillard, Recuerdos geniales

Jean Baudrillard, nacido en Reims en 1929 y fallecido en París en 2007, está considerado uno de los más grandes pensadores contemporáneos. Autor de numerosos ensayos sobre modernidad y sociedad simulacro que han marcado profundamente la vida intelectual y la representación cultural de nuestro tiempo, en los últimos años, ante la cada vez más evidente evaporación y disolución de lo real en virtual, Baudrillard prefirió como estrategia de análisis el diario, la historia del paso de uno de una experiencia a otra, de la observación a la observación. De ahí la secuencia de fragmentos titulada Recuerdos geniales (en cinco volúmenes) escrito entre 1980 y 2005.

Como escribe en el primero de sus cinco diarios sobre escritura fragmentaria: “La verdadera alegría de escribir radica en la posibilidad de sacrificar un capítulo entero por una sola frase, una frase entera por una sola palabra, sacrificar todo por un efecto artificial o por una aceleración en el vacío “. Y en defensa del fragmento y el refrán escribe también: “Hegemonía del comentario, de la glosa, de la cita, de la referencia. Y, sin embargo, absoluta superioridad de la elipsis, el fragmento, el boceto, el refrán, el enigma. Lo que digo ya es demasiado. Ya está glosado. Hay que erradicar todos los metalenguajes, arrancar la lengua, detener la hemorragia ”.

Los primeros tres diarios de Recuerdos geniales (escritos entre 1980 y 1995) fueron traducidos y publicados en Italia por la editorial Sugarco (1980 – 1990) y por la editorial Theoria (1990 – 1995). Los temas tratados son muchos y van desde el erotismo hasta la televisión, desde los mercados financieros hasta la esclavitud, desde el suicidio hasta la violación, desde Lacan hasta Michael Jackson. Ante la presencia de un nuevo fenómeno a interpretar, cuando estalla un caso, si ocurre algo extraordinario, un hecho o un evento frente al cual flaquea la inteligibilidad asegurada por las categorías normales del análisis social, Baudrillard es uno de los primeros en toma la palabra y arriesga una lectura, una hipótesis, una interpretación

Los fragmentos presentes en Recuerdos geniales son de varias longitudes, algunas superan la página, otras son de pocas líneas. Les presento una breve selección de fragmentos con un carácter más aforístico tomados de los dos libros mencionados anteriormente:

**

Jean Baudrillard, Cool Memories, Sugarco, 1991, Milán, traducción de Andrea Cossu y Lidia Breda

El verdadero satélite artificial se ha convertido en la masa flotante de dinero que rodea la Tierra con su patrulla orbital. El dinero convertido en puro artefacto, con movilidad sideral y convertibilidad instantánea, finalmente ha encontrado su verdadera ubicación, más extraordinaria que la Bolsa de Valores: una órbita en la que sale y se pone como un sol artificial.

Ya no estamos en la era de la voluntad, sino de las ambiciones
Ya no estamos en la era de la anomia, sino de la anomalía
Ya no estamos en la era del evento, sino de la eventualidad
Ya no estamos en la era de la virtud, sino de la virtualidad
Ya no estamos en la era del poder, sino del potencial
etcétera etcétera.

Mujer vestida: obligación de ver, prohibición de tocar.
Mujer desnuda: obligación de tocar, prohibición de mirar.
Pero eso probablemente esté cambiando.

La posibilidad de esperar todo de alguien, en cada nuevo encuentro, es indefectible. Idealmente todos somos vírgenes y esperamos, contra toda lógica, encontrar un destino en cada rostro posible.

El fin del fin es vivir más allá del fin, por cualquier medio.

Designar las cosas nunca es inocente, significa sumergirlas más allá de su propia existencia, en el éxtasis del lenguaje que ya es el de su fin.

¿Quién mandó a los sexos a ser diferentes, y no alternarse como las estaciones o seguirse como el día y la noche? Cuando los sexos estén en oposición como las estrellas, es decir, uno en el horizonte del otro en una elipsis perpetua, entonces estallará la vanidad de toda liberación sexual.

Está claro que una mujer sabrá acariciar a otra mujer mejor que cualquier otro hombre. Probablemente también sea cierto para el sexo opuesto. Así, cada sexo sería como una especie particular, y la caricia una especie de lenguaje fundamental propio de esa especie.

Los hombres huyen de la demanda sexual femenina en los andróginos o travestis, mientras que las mujeres evaden la demanda masculina con modestia o brujería.

La vieja servidumbre voluntaria fue la de los hombres libres que paradójicamente usaron la libertad para hacerse siervos, la nueva servidumbre voluntaria es la de los hombres que obedecen la insinuación de ser libres.

El espacio es lo que evita que todo se quede en el mismo lugar. El lenguaje es lo que hace que todo no signifique lo mismo.

Gloria con el pueblo, esto es a lo que debemos aspirar. Nada valdrá jamás tanto como la mirada perdida del chorizo ​​que nos vio en la televisión.

Dado que la principal virtud del acto sexual es llevar los cuerpos a ese estado excepcional que es la desnudez, se vuelve superfluo si la desnudez se expone habitualmente. Por eso el amor solo es bello con un cuerpo tímido, un sexo que juega con su timidez. Por eso solo es realmente bueno la primera vez.

El hecho de que todos estén condenados a desaparecer produce en nosotros un sentimiento insoportable. Pero lo sería aún más si fuera la muerte la que desapareciera …

La información nos lo puede decir todo. Tiene todas las respuestas. Pero son respuestas a preguntas que nunca nos hemos hecho y que ciertamente ni siquiera surgen.

Actualmente, todo el arte del político consiste en despertar la indiferencia de la gente.

Hay quienes fingen el orgasmo y quienes fingen ideas. Por el contrario, como hay mujeres que tienen orgasmos sin darse cuenta, también debe haber mentes que, sin darse cuenta, se cruzan ocasionalmente con una idea.

No es posible ver todo el planeta cubierto de nubes, o viceversa, completamente despejado. Meteorológicamente es imposible.
No es posible que la vida solo tenga finales felices o infelices. Filosóficamente es imposible.

La mujer de su vida: la expresión no tiene sentido. De hecho, es la mujer o la vida. No hay espacio para los dos al mismo tiempo. La competencia es demasiado fuerte.
África tiene SIDA, América del Sur tiene drogas, el Islam tiene terrorismo, el Tercer Mundo tiene deudas. Los únicos éxitos occidentales son los virus electrónicos y el crack de la bolsa de valores.

Los intelectuales están destinados a desaparecer con la llegada de la Inteligencia Artificial, como les sucedió a los héroes del cine mudo con la invención del sonido. Todos somos Buster Keatons.

**

Jean Baudrillard, Taccuini, 1990-1995, Edizioni Theoria, Ancona, 1999, traduzione di Luana Boria

La obsesión por adelgazar y adelgazar es convertirse en una imagen, por tanto transparente, de la misma idealidad incorpórea típica de las estrellas. La desencarnación es el precio que se paga por la inmortalidad: la delgadez extrema es la única forma de atravesar la muerte.

Decirle algo a alguien significa transformarlo en cualquier persona. Este es exactamente el trabajo de la información.

Dos situaciones interesantes: cuando el pensamiento va más rápido que el lenguaje, cuando el lenguaje va más rápido que el pensamiento. Lo peor es cuando el pensamiento y el lenguaje van de la mano: ahí empieza el aburrimiento

A fuerza de adicción, uno puede soportar dosis excesivas de alcohol del mismo modo que, después de muchos años, puede soportar a alguien con un umbral de tolerancia incomprensible para cualquier otra persona. Ya estamos soportando colectivamente un grado de promiscuidad, agresión sensorial y contaminación impensable para un observador fuera de la especie humana.

Uno puede discutir con aquellos que saben, uno puede discutir con aquellos que no saben, pero el mismo Buda no sabría cómo discutir con aquellos que creen que él sabe.

La idea de que te puedan robar una idea no tiene sentido. Si te lo pueden robar, significa que no importa. Si te lo pueden robar, significa que no es tuyo.

Los escándalos sirven como tampax para la democracia, cuando tiene su ciclo y hay que detener la hemorragia.

Lo que se necesita es liberarse de las propias ideas a través de la escritura, y no hacerse cargo de ellas, es liberar el lenguaje del fin, liberar los conceptos de su significado, liberar al mundo de la propia realidad, que es una ilusión aún mayor.

Cuando saquean tus ideas, lo peor es que te toman por nada

No es necesario culpar a la clase política. Practica la autodestrucción espontánea. Todo lo que hay que hacer es practicar implacablemente la no asistencia a cualquier persona en peligro.

Si las palabras estúpidas pudieran dejar un residuo material. ¡Qué énfasis en la estupidez general!

La historia del traductor cleptómano: todas las joyas, los candelabros, los objetos de valor desaparecieron del texto que estaba traduciendo.

Conceptos no los define, no los critica, no los analiza, los asesina (pero el crimen nunca es perfecto).

Así como hubo trabajadores no declarados, hoy hay no trabajadores no declarados (desempleados clandestinos). El mercado negro de no trabajo compite con el mercado negro de trabajo.

Nunca tienes las cartas y las reglas del juego al mismo tiempo.

¿Por qué los actos delictivos y las anomalías se atribuyen a un proceso químico-biológico y las virtudes y las buenas acciones nunca? Parece que sólo el Mal tiene derecho a una explicación “objetiva”. Esto sugiere que la racionalidad científica en sí misma sería solo la profundización del principio del Mal.

Los servicios secretos son los más ocultos. Publicidad de lo más visible. Lo que tienen en común es que nunca se ha demostrado que uno u otro tengan efecto alguno.

El servilismo es el combustible del poder y la arrogancia es su lubricante.

Cuatro funciones vitales, tan fundamentales como los cuatro elementos: sexualidad, socialidad, ideación, gloria. O placer, habla, pensamiento y prestigio.
Cualquier privación de cualquiera de los cuatro componentes resulta en asombro y muerte.