Las frases más bonitas de Santa Rita da Cascia

Rita da Cascia, nacida como Margherita Lotti (Roccaporena, 1381 – Cascia, 22 de mayo de 1457) es una de las santas más veneradas. Beatificada por el Papa Urbano VIII en 1628, fue proclamada santa por el Papa León XIII en 1900.

Hija única, desde temprana edad Rita quiso consagrarse a Dios, pero ante la insistencia de su familia, se casó con un hombre violento, a quien logró “convertir” pacientemente. Tras la muerte de su marido y sus dos hijos, Rita pudo seguir el camino de la consagración, entrando en el monasterio de la Orden de Sant’Agostino en Casia.

Santa Rita es considerada la santa de lo imposible porque su intercesión se usa en casos que parecen desesperados.

Tradicionalmente, la figura de Santa Rita está relacionada con el regalo de una rosa. Detalle que se explica por un episodio de su vida, cuando estaba al borde de la muerte estaba postrada en cama y alimentada muy poco. Al recibir la visita de un familiar, le pidió una rosa del jardín. El visitante objetó que era pleno invierno, pero Rita insistió. Así que cuando la pariente regresó a casa, con gran asombro, encontró una hermosa rosa que recogió y se la llevó a la santa que se la dio a sus hermanas.

Les presento una colección de las frases más bellas de Santa Rita da Cascia. Entre los temas relacionados ver Las frases más bellas de San Antonio de Padua, Las frases más bellas de Santa Teresa de Lisieux y Frases, citas y refranes de San Francisco.

**

Las frases más bonitas de Santa Rita da Cascia

**

Frases sobre santa Rita de Casia

Santa Rita da Cascia es mujer, esposa, madre, viuda y monja y al mismo tiempo un modelo de vida más válido que nunca hasta hoy.
(Papa francesco)

Como la rosa, Rita ha podido florecer, a pesar de las espinas que la vida le ha reservado.
(Papa francesco)

Santa Rita es la “santa de los imposibles”, la santa de la rosa y la espina, verdadero ejemplo de virtud, fe y amor a Cristo.
(Rita Coruzzi)

En la historia de nuestro pueblo, Rita es la hermana menor de dos grandes santos de Umbría: el gran patriarca San Benito de Norcia (situado a pocos kilómetros de Casia) y San Francisco de Asís. Ella, sin embargo, es quizás la más querida por la gente.
(Antonio Sicari)

En Rita ciertamente buscan a la “santa de los imposibles”, pero en el sentido de que puede hacer todo lo que ha conocido y amado: los devotos buscan a la niña que desea a Dios, la mujer con un matrimonio difícil, la novia violentamente despojada de su marido, la la madre que ya no sabe qué hacer para guardar a sus hijos, la viuda capaz de perdonar y de bondad, la mujer consagrada que está junto a la Cruz para recibir y distribuir esa gracia y esa salvación.
(Antonio Sicari)

**

Oraciones e invocaciones a Santa Rita da Cascia

Cada temporada del mundo
pasar por una noche,
y el hombre siempre siente,
perdido y niño,
siente la necesidad de estrellas,
signos de amor en el cielo,
y el Señor los ilumina,
en el cielo arriba
(Himno a Santa Rita)

Rita, Santa de los casos imposibles, ayúdanos
para afrontar cada prueba
con la certeza de no ser abandonado.
Santo del diálogo y de la familia,
protégenos y acompáñanos siempre
a nuestra manera.
(Oración a Santa Rita)

El tipo Santa Rita,
nuestra Patrona incluso en casos imposibles y Abogada en casos desesperados,
que Dios me libre de mi actual aflicción …
y aleja la ansiedad, que presiona con tanta fuerza mi corazón.
Por la angustia que viviste en tantas ocasiones similares,
ten compasión de mi persona consagrada a ti,
quien confiado pide tu intervención
cerca del Divino Corazón de nuestro Jesús Crucificado.
El tipo Santa Rita,
guía mis intenciones
en estas humildes oraciones y mis fervientes deseos.
Modificando mi pasada vida pecaminosa
y obteniendo el perdón de todos mis pecados,
Tengo la dulce esperanza de disfrutar un dia
Dios en el cielo contigo por toda la eternidad.
Que así sea.
Santa Rita, patrona de los casos desesperados, ruega por nosotros.
Santa Rita, abogada de casos imposibles, intercede por nosotros.
(invocación a Santa Rita para casos imposibles)

Oh Dios todopoderoso y eterno, que en Santa Rita
de Cascia nos diste un ejemplo brillante
de unión contigo en la oración
y de servicio y amor a los hermanos,
lo hace superando por su intercesión
nuestro egoísmo y pereza,
podemos imitarlo para experimentar en la prueba
tu amor misericordioso
y su protección fraterna.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que es Dios, y vive y reina contigo, en la unidad de
Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
Amén.
(Oración a Santa Rita)

Ven al rescate de los que luchan todos los días
enfermedad y sufrimiento …
¡Santa Rita que conoce bien el sufrimiento!
¡Intercede por nosotros!
(Oración a Santa Rita)

Mi venerable patrona, sigue ayudándome, para que aprenda cada vez más a amar como tú has amado, a perdonar como has perdonado, a aceptar como has aceptado. El día de tu fiesta solo quiero darte las gracias, mis palabras no quieren ser ni una súplica ni una despedida, sino simplemente una promesa de amor
(Oración a Santa Rita)

**

Frases de Santa Rita de Casia

Dios es el médico supremo, y lo hace, puede y quiere darnos nuestras necesidades y la medicina que necesitamos para nuestra enfermedad.

La caridad es ese vínculo dulce y santo que une el alma con su creador: une a Dios en el hombre y al hombre en Dios.

El amor propio es miserable, y parte de la justicia, y comete injusticias, y tiene un miedo servil, que no le permite hacer con justicia lo que debe, ya sea por adulación o por miedo a no perder su estado.

Por tanto, debemos tolerar de nosotros mismos aquello que nos quita la luz, es decir, nuestro propio amor, que es una nube que no nos deja saber ni ver la verdad de lo que debemos amar.

Sed, por tanto, felices en todo momento, en todo lugar; porque todo te es concedido por el Amor eterno.

Del orgullo nace el propio amor y del propio amor el orgullo; porque enseguida ese hombre se ama a sí mismo con tanto amor, se asume, y todos sus frutos generan muerte, quitando la vida de Gracia en el alma que los posee.

Todo gran peso se vuelve ligero bajo este yugo santísimo de la dulce voluntad de Dios, sin el cual no podrías agradar a Dios, de hecho probarías la tierra del infierno.

Ponte el objeto de Cristo crucificado, escóndete en las llagas de Cristo crucificado, sumérgete en la sangre de Cristo crucificado. Y no tardes, ni esperes el tiempo, porque el tiempo no te espera.

El pecado proviene de nada más que amar lo que Dios odia y odiar lo que Dios ama.