Los poemas más bellos de Federico García Lorca

Federico García Lorca (Fuente Vaqueros, 5 de junio de 1898 – Víznar, 19 de agosto de 1936) es considerado uno de los poetas españoles más importantes del siglo XX.

El tema del amor se ha impuesto en la poesía de Federico García Lorca desde el inicio de su carrera literaria y recorre toda su producción poética. Sobre la poesía Federico García Lorca escribe: “La poesía no busca seguidores, busca amantes”.

Les presento una recopilación de los poemas más bellos de Federico García Lorca. Entre los temas relacionados ver Los poemas más bellos de Jacques Prévert, Las frases y poemas más bellos de Nazim Hikmet, Las frases y citas más bellas de Pablo Neruda y Los poemas de amor más bellos.

**

Los poemas más bellos de Federico García Lorca

Que tan pesados ​​son los dias

Qué pesados ​​son los días
Sin fuego puedo calentarme
ningún sol se ríe de mí ahora,
todo esta vacio,
todo es frio y despiadado,
y también las queridas estrellas límpidas
me miran sin consuelo,
desde que aprendí en mi corazón,
que hasta el amor puede morir.

**

Canto XVII

Quisiera sentarme a tu lado en silencio,
pero no tengo el coraje: me temo que
mi corazón sube a mis labios.
Por eso hablo estupidamente y me escondo
mi corazón detrás de las palabras.
Trato mi dolor cruelmente por miedo
que tu haces lo mismo.

**

No es tu amor lo que quiero

No es tu amor lo que quiero.
Solo quiero saber que estas cerca
y que mudo y silencioso,
de vez en cuando, extiende tu mano hacia mí.

**

Cancioncita del primer deseo

En la verde mañana
Yo quería ser
Corazón.

Quería ser corazón.
Corazón.

Y en la tarde madura
Quería ser un ruiseñor.
Ruiseñor.

(Anima,
hecho naranja.
Anima,
hizo el color del amor)

En la mañana todavía vivo
Quería ser yo.
Corazón.

Y en la tarde ahora caida
Quería ser mi voz.
Ruiseñor.

Anima,
hecho naranja!
Anima,
hizo el color del amor!

**

Si mis manos pudieran navegar

Hablo tu nombre
en las noches oscuras,
cuando las estrellas se van
para beber a la luna
y los arboles duermen
de bosques sombríos.
Y me siento vacio
de pasión y música.
Reloj loco cantando
muerte horas antiguas.

Yo digo tu nombre
en esta noche oscura
y suena tu nombre
más lejos que nunca.
Más lejos que las estrellas
más doloroso que la lluvia tranquila.

seguiré amándote
¿entonces como? Que falla
tiene mi corazon?
Si surge la niebla
¿Qué nueva pasión me espera?
¿Será tranquilo y puro?
¿Podrían mis manos
navegar por la luna!

**

Deseo

Solo tu corazón en llamas
y nada más.

Mi paraíso es un campo
sin ruiseñor
nacido para leer,
con una corriente
y una pequeña fuente.

Sin la caricia del viento
en la rama,
sin la estrella que quiere
ser hoja.

Una gran luz
que era
lucciola
de otro,
en un campo de
miradas interrumpidas.

Un silencio luminoso
donde nuestros besos,
en sonido
eco,
se abrirían muy lejos.

Y tu corazón en llamas
nada más.

**

Eco

Abierto si ya
la flor del amanecer.

(Recuerda
el fondo de la noche?)

El nardo de la luna se derrama
su aroma frío.

(Recuerda
el look de agosto?)

**

Madrigal apasionado

Quisiera quedarme en tus labios
Morir en la nieve
De tus dientes.

Me gustaria quedarme en tu pecho
Para disolverse en sangre.

Me gustaria en tu pelo
Dorado por siempre soñando
Que tu corazón se haga
Tumba mía que sufre,
Que mi carne era tu carne
Que mi frente era tu frente.

Deseo toda mi alma
Entró en tu pequeño cuerpo
Y sea tu pensamiento
Y ser yo tu túnica blanca
Porque te enamoras de mi
Con tanta pasión ardiente
Ser consumido mientras me buscas
Sin que ahora pueda encontrarme.

Para que te vayas gritando
Mi nombre hacia los atardeceres,
Preguntando por mi al agua
Triste bebiendo la amargura
Esparcidos por el camino
De mi corazón en amarte.

Y mientras tanto penetrare
En tu dulce y frágil cuerpo
Convertirse, oh mujer, en ti misma
Y permaneciendo para siempre en ti
Mientras me buscarás en vano.

**

Madrigale

Te miré a los ojos
cuando era un niño y bueno
tus manos me tocaron
y me diste un beso.

(los relojes dan la misma cadencia
Y las noches tienen las mismas estrellas)

Y mi corazón se abrió
como una flor bajo el cielo.
Los pétalos de la lujuria
y estambres de ensueño.

(Los relojes dan la misma cadencia
Y las noches tienen las mismas estrellas)

Estaba llorando en la habitación
Como el príncipe del cuento de hadas
Por estrella dorada

quien dejó los torneos

(Los relojes dan la misma cadencia
Y las noches tienen las mismas estrellas).

Me alejé de ti
Sin saber que te amaba
No conozco tus ojos
tus manos y tu cabello.
No se queda en mi frente
Esa la mariposa del beso.

(Los relojes dan la misma cadencia
Y las noches tienen las mismas estrellas).

**

Es verdad

Ay, cuanto me cuesta
¡Te amo como yo te amo!

Por ti me duele el aire
el corazón
y el sombrero.

Quien me compraría
Esta cinta que tengo
Y esta tristeza de hilo
Blanco, para hacer pañuelos?

Ay, cuanto me cuesta
¡Te amo como yo te amo!

**

Murió al amanecer

Noche de cuatro, luna
Y un solo árbol
con una sola sombra
y un solo pájaro.

Me pruebo mi carne
Marcas de tus labios.
La primavera besa al viento
Sin tocarlo.

Traigo el no que me dijiste
En la palma de tu mano
como un limón de cera
casi blanco.

Noche de cuatro lunas
Y un solo árbol.
En la punta de una aguja
¡Mi amor está girando!

**
Noche de verano

El agua de la fuente
toca su tambor
plata.
Árboles
ellos son el viento
y las flores lo tiñen
de perfume.
Una telaraña
inmenso
hace de la luna
una estrella.

**

Casida de la mentirosa

Verte desnudo evoca la tierra,
la tierra lisa, libre de caballos.
La tierra sin prisas, forma pura
cerrado al futuro: límite de plata.

Verse desnudo es comprender la ansiedad
de la lluvia que busca la vida fina,
la fiebre del mar con un rostro inmenso
que no encuentra la luz de la mejilla.

La sangre, resonando en las alcobas,
vendrá con espadas ardientes,
pero no sabrás donde se esconden
el corazón de un sapo o la violeta.

Tu vientre una lucha de raíces,
amanecer sin perfilar tus labios.
Bajo las cálidas rosas de la cama
los muertos gimen esperando su turno

**

Actual

Quien camina
s’intorbida.
Agua corriendo
no ve las estrellas.
Quien camina
olvidar.
Y quien se detiene
sueño.

**

Arboles

Árboles
eras flechas
cae del azul?
¿Qué guerreros terribles te lanzaron?
¿Fueron las estrellas?

Tu música viene del alma de los pájaros,
de los ojos de Dios,
de una pasión perfecta.
¡Árboles!
Tus raíces ásperas se darán cuenta
de mi corazón bajo tierra?

**

Y entonces

Y laberintos
creado por el tiempo
se desvanecen.
(Se queda solo
el desierto.)
El corazón,
fuente de deseo,
desaparece.
(Se queda solo
el desierto.)
La ilusion del amanecer
y besos
se desvanecen.
Se queda solo
el desierto;
l’onduloso
Desierto.

**

Nostalgia

Noche divina cuando el Amor me besó.
Los caminos eran de clavel.
Campo di luna estaba en tono menor.
Yo era una tímida oveja del señor
por un camino blanco de los Laureles.
El amor vino con su aliento rubio
y floreció el jardín de mi alma
de besar y encantar rosas,
magos tristes del país marfileño
que mi piano embrujado repiqueteó.

Llegó la ausencia con su amargura.
El alma entró en el corazón.
Mi camino fue de apasionado
sembrado con las flechas del arquero
que posee dulzura e ilusión.
En los crepúsculos incoloros,
en que hacia mis pensamientos,
surge la tenue figura que amé
y mi dolor ahora sin forma lo ve ..
Sufro tanto que no lo percibo.

**

Mi muerte en vida

Mi muerte en vida, amor de las tripas
En vano espero una palabra escrita
y pienso, con la flor podrida,
que si no vivo prefiero perderte.

El aire es inmortal. Y la piedra ninguno
la sombra lo sabe, ni, inmóvil, lo evita.
No necesita el corazón en el fondo
de la fría miel que esparce la luna.

Yo te aguanto. Me rasgarás las venas,
tigre y paloma, en tu cinturón
en un duelo de azucenas y veneno.

Calma mi locura con palabras
o en la noche del alma oscura
para siempre, déjame vivir en paz.

**

Me acuesto solo en la casa silenciosa

Me acuesto solo en la casa silenciosa
la lámpara está apagada,
y lentamente estiro mis manos
para agarrar el tuyo,
y lentamente empujo mi boca ferviente
hacia ti y bésame hasta que me canse y me duela
– y de repente me despierto,
y a mi alrededor la fría noche calla,
una estrella clara brilla en la ventana –
O tu, donde esta tu cabello rubio,
donde esta tu dulce boca
Ahora bebo sufriendo en cada placer
y veneno en todo vino;
Nunca imaginé que fuera tan amargo
Estar solo
estar solo y sin ti!

**

Gacela de amor desesperado

La noche no quiere venir
para que no vengas
y no puedo ir.

Pero me iré
aunque un sol de escorpiones me coma la cabeza.

Ya verás
con la lengua quemada por la lluvia de sal.

El dia no quiere llegar
para que no vengas
y no puedo ir.

Pero me iré
Llevando mi clavel mordido a los sapos.

Ya verás
en las alcantarillas oscuras de la oscuridad.

Ni la noche ni el dia no quiere venir
para que yo muera por ti
y tu para mi.

**

Hora estrella

El silencio redondo de la noche
en el personal
del infinito.

Voy desnudo por la calle
cargado de versos
perdió.
El negro, acribillado
del canto del grillo,
tiene este fuego fatuo,
muerto,
sonido.
Esta luz musical
que el espíritu
Sentidos.

Mil esqueletos de mariposas
duermen en mi recinto.

Hay una juventud de brisas locas
sobre el río.